Cómo el cultivo vertical puede optimizar la producción de cannabis

Cómo el cultivo vertical puede optimizar la producción de cannabis

Los cultivos de interior tienen muchas ventajas, pero todos cuentan con una limitación importante: el espacio. Equipar un ‘indoor’ para una plantación siempre supone un gasto y, además, se debe invertir en agua, nutrientes, equipos... Por tanto, para el cannabicultor de interior es crucial encontrar una manera de aumentar los rendimientos mientras se disminuyen los costes. Maximizar el espacio de cultivo es una forma de hacerlo y el crecimiento vertical, la práctica de producir plantas en capas apiladas verticalmente (o en superficies inclinadas verticalmente), es una de las mejores opciones.

El principal catalizador detrás del cultivo vertical de cannabis es la mejora en el rendimiento de la iluminación LED. Esto se debe en parte a que las lámparas de sodio de alta presión (HPS), una de las más comunes utilizadas para cultivar marihuana durante décadas, se calientan tanto que las plantas tienen que estar a una mayor distancia para no sufrir daños. Pero los LED funcionan a temperaturas mucho más bajas, por lo que puedes instalarlos a centímetros de la parte superior de la planta. Su precio, cada vez más reducido, y su creciente capacidad para igualar o superar los rendimientos del HPS, están convirtiendo a los LED en el estándar del cultivo vertical para el cannabis.

Tipos de cultivo en vertical

Como tal, los espacios de cultivo horizontales de un solo nivel van disminuyendo a medida que los cultivadores comerciales buscan formas de mejorar los rendimientos, reducir los costes y mejorar la eficiencia. Así, existen varios métodos de cultivo vertical:

- En apilamiento vertical

El método más común de cultivo vertical es una configuración vertical apilada: niveles de estanterías de plantas con luces LED encima de cada estantería. Las plantas se podan apicalmente y se defolian en su parte inferior para mantenerlas cortas y con varias colas pesadas.

- En columna vertical

Las plantas crecen en el costado de una columna, y el agua y los nutrientes gotean desde la parte superior (como algunos modelos de ZipGrow y Tower Garden). Dentro de la columna, un método híbrido combina la técnica de película de nutrientes (NFT), donde el agua nutritiva se pasa directamente sobre las raíces, y la aeroponía, un método de cultivo sin suelo donde las raíces cuelgan en el aire.

- Cilíndrico con iluminación central

Otra forma consiste en cultivar plantas en un sistema hidropónico cilíndrico con iluminación suspendida en el centro. El efecto es similar al método del "mar verde" (SOG), en el que los clones se ponen en floración aproximadamente dos semanas después de la fase vegetativa. Esto los obliga a producir una cola grande y central. Para lograr altos rendimientos usando SOG, se necesitan muchos esquejes, creando un verdadero mar verde.

El cultivo vertical aprovecha estas técnicas, lo que permite a los productores producir muchas plantas en un sistema escalonado. Sin embargo, este método también puede ser utilizado por pequeños productores que buscan producir pocas de plantas, ya que permite a los productores apilar varios niveles de plantas verticalmente alrededor de una luz central, aumentando drásticamente el rendimiento en un espacio pequeño.

Beneficios del cultivo vertical

El apilamiento vertical es cada vez más común en Norteamérica. Normalmente se suelen ver en dos niveles, pero también en tres, cuatro y posiblemente en más niveles. Como hemos comentado, las luces que se utilizan normalmente son lámparas LED especiales que se fabrican solo para una configuración como esta, para un crecimiento en apilamiento.

Por ejemplo, las lámparas LED utilizadas por la compañía canadiense AgMedica "son tan efectivas como cuatro luces HPS" afirman, logrando el mismo brillo y espectro en estas salas de cultivo verticales. Por lo tanto, es una cuarta parte del uso, lo cual es un gran ahorro, obviamente muy interesante por la electricidad, pero también por la sostenibilidad. AgMedica afirma que han reducido su consumo de electricidad en aproximadamente un 75 % y encienden las luces por la noche cuando la red hidroeléctrica es más barata.

También reciclan toda el agua que se produce en los tanques de mezcla. Todo está computarizado. La planta recibe la cantidad exacta de agua que necesita para el día, un sistema subterráneo captura el agua sobrante y vuelve al sistema de riego, tras pasar por un proceso de ozonización para limpiar cualquier impureza y que se pueda reutilizar nuevamente.

Inconvenientes del cultivo vertical

Sin embargo, aunque el cultivo vertical está lleno de ventajas en términos de rendimientos, también tiene sus inconvenientes:

- Las condiciones ambientales son más difíciles de controlar

Mantener una temperatura, humedad y circulación de aire óptimas es difícil para todos los cultivos de marihuana, pero en el cultivo vertical existe aún más variabilidad en las condiciones ambientales, porque hay más plantas y están más juntas, lo que dificulta el control.

La mayoría de los productores usan un único sensor de temperatura/humedad para monitorear una habitación, pero se recomiendan sensores en distintos puntos de espacio para detectar cambios de humedad y datos sobre ​​temperatura, presión de aire, niveles de CO2, potencia de iluminación (kW), ect...

- Es un sistema caro de configurar y mantener

Aunque el cultivo vertical de cualquier tipo aumentará el rendimiento al maximizar el espacio, cuando se suma el mayor uso de iluminación artificial, un sistema de control de clima, la infraestructura adicional requerida (escaleras, bastidores, sensores y más) puede resultar muy costoso para muchos, por lo que en cada caso debe estudiarse la rentabilidad a largo plazo. Actualmente es una técnica muy atractiva para los cultivadores de vegetales y hortalizas comerciales, así que no es de extrañar que también lo sea para el cannabis.

- Implica un trabajo algo peligroso

El cannabis cultivado verticalmente necesita mucha atención, tanto de monitorización como de trabajo manual durante el ciclo vegetativo y de floración. La altura de las plantas debe controlarse muy de cerca, lo que requiere que los operarios se suban a escaleras o andamios para alcanzar el dosel de la planta. Es posible que estas tareas solo pueda realizarlas personal cualificado en protocolos de seguridad.

- Ciertas variedades funcionan mejor que otras

Se cree que la mayoría de las variedades de marihuana pueden progresar en cultivo vertical. Pero existen una gran gama de genéticas que prefieren períodos vegetativos más largos y tienen una estructura de crecimiento más alta. Para hacerlas crecer en un plano más horizontal, se deben utilizar distintas técnicas de poda y enrejado (SCROG, LST…) para lograr que las variedades más altas permanezcan dentro del espacio de cultivo.

Un tipo de cultivo que está en auge

Como hemos visto, si bien el cultivo al aire libre, que aprovecha una fuente de energía gratuita, tal vez se considere el más sostenible ambientalmente hablando, el cultivo en vertical es una excelente manera de hacer que los cultivos en interiores sean más eficientes, desperdiciando menos recursos y reduciendo el uso general de agua y electricidad.

La industria de la marihuana está en auge y el espacio de cultivo será muy importante. El futuro del cannabis, al igual que con otros cultivos de alta demanda, seguramente se moverá verticalmente para mejorar la cosecha por metro cuadrado, al tiempo que reduce los costes operativos.


Leave a comment